30 jun. 2011

Una sentencia al TIPNIS

El presente artículo nos ha llegado como una denuncia. Un jóven estudiante de la UMSA nos ha pedido publicar su artículo, lo que nos parece muy bien, ya que éste blog es un espacio para la voz de protesta de la juventud.

 Por Mauricio A. Pol P. [1]

El presidente Evo Morales, ayer, pareciera que dicto una sentencia: la carretera Villa Tunari San Ignacio de Moxos, que atraviesa toda la región del TIPNIS donde viven desde hace siglos indígenas Mojeños Yuracares Trinitarios y Chimanes, “se construye si o si”. Aunque las comunidades de esas regiones no estén de acuerdo y la rechacen, la carretera se construye. “quieran o no quieran vamos a construir este camino y lo vamos a entregar en esta gestión” dice Morales. Con esto se sentenció la ejecución del proyecto. Por otro lado, algo que también esta claro es que las comunidades indígenas del lugar van a resistir: la carretera, si pasa por el TIPNIS, va a destruir el hábitat natural de ese paraíso natural y va a fracturar la vida de las comunidades. Ante ello, los indígenas, según sus propias palabras, están dispuestos a resistir y a ofrendar sus vidas si es necesario. De parte del gobierno hay un empecinamiento en construir esa carretera, y que la misma pase por dicha región. Es preciso recordar que las carreteras no significan necesariamente progreso y desarrollo. Es falso creer que lo uno significa automáticamente lo otro. Mucho mas cuando esta carretera atraviesa un mundo comunitario como el que hay en el TIPNIS, destruyendo a su paso la vida natural y fractura y desestructura la vida comunitaria de los pueblos indígenas que habitan la región. Entonces ¿qué tipo de desarrollo y progreso es? ¿qué tipo de integración? Un desarrollo que se produce degradando la vida natural y comunitaria? Un desarrollo que se erige subdesarrollando toda la región? ¿Una integración que para integrar, desintegra a las comunidades?... Todo lo contrario, de lo que se trata, por un lado es de preservar lo más posible la vida natural ; y por otro lado preservar y potenciar el desarrollo de la vida comunitaria, y no fracturarla y desestructurarla. Pero el presidente dice “tenemos el dinero para construir la carretera” “tenemos los recursos económicos. Pero aparecen algunos supuestos defensores del medio ambiente” (declaraciones que no dejan de asombrar-nos).

Este proyecto va a traer otra vez los vientos de los proyectos coloniales, va a traer los recuerdos de los tiempos en que la penetración colonial destruyo la vida de las comunidades y destruyo el hábitat natural. Donde su proyecto de civilización (en la época colonial) de desarrollo y progreso (en la época republicana) pasaba por encima de los pueblos indígenas y avasallaba a su paso con la vida natural del territorio. Recordemos que ante ello los pueblos indígenas también se levantaron y defendieron su modo de vivir y defendieron el hábitat natural. Sin embargo lo proyectos coloniales- republicanos se impusieron inmolando en ello a los indígenas y a la vida natural. Parecería que por la boca del presidente Evo Morales, del “hermano Evo” como le dice nuestro pueblo, se vuelven a escuchar estas palabras: se vuelve a escuchar una voz que nuestra memoria reconoce con miedo y con asombro.

De lo que se trata es que El Pueblo se manifieste. De hecho se van a movilizar en rechazo las comunidades que habitan el TIPNIS. Pero no hay que dejar sola esa resistencia. El Pueblo se debe manifestar, se debe hacer presente, debe evitar que se lleven a cabo proyectos errados y atentatorios, evitar que se destruya la vida de las comunidades y del hábitat natural. El pueblo tiene que aparecer y revertir estas acciones del gobierno: corregirlo, enderezarlo. Y recordarle el horizonte que debe seguir y recuperar el curso del proceso de transformaciones que se encuentra estancada; casi en retroceso.

30 de Junio. La Paz.
 [1] Estudiante de la carrera de Ciencias Políticas de la UMSA

No hay comentarios: