11 ene. 2012

Contribución Política al XV Congreso de la COB

Por una Nueva dirección para la COB

Revolucionaria, con Democracia Obrera y no Oficialista

El gobierno de Evo Morales, sirviente de las transnacionales y defensor de la patronal, buscará imponer duros ataques a los trabajadores y el pueblo, en el año que empieza. El XV Congreso de la gloriosa Central Obrera Boliviana tiene la gran tarea de definir un plan de lucha que arme a la clase obrera para hacer frente a estos ataques del gobierno. Para llevar adelante éste plan de lucha, hace falta una dirección que no vacile frente a nuestros enemigos de clase. Los trabajadores para defenderse luchando, y avanzar en un proyecto político como clase, necesitan recuperar la COB cómo organismo de lucha a servicio de la estrategia del poder de los trabajadores y del pueblo.

Desde el Grupo Lucha Socialista –LIT/CI, presentamos este material como contribución política a los trabajadores y trabajadoras presentes en este XV Congreso de la COB, con el objetivo de aportar al debate, que en nuestra opinión tiene dos grandes retos: 1. SINDICAL: recuperar la COB para que no esté de rodillas y subordinada al gobierno. Es decir, elegir una dirección no oficialista, revolucionaria, internacionalista y con democracia obrera. 2. POLITICO: Es necesario organizar una alternativa política unificando a los amplios sectores obreros, indígenas y populares, que están descontentos con el gobierno de Evo y el MAS. Para profundizar ésta ruptura, los obreros más allá de la lucha sindical, deben construir su partido político para presentar una alternativa de clase y socialista al país.

Conjuntura Nacional:
Gasolinazo, Azucarazo y Tipnis: Evo Cumple lo que las Transnacionales Mandan.


El gasolinazo, derrotado en las calles, puso en evidencia que no existió una verdadera nacionalización de los hidrocarburos ya que las petroleras imperialistas siguen mandando en el país. Petrobras controla más del 60% de la producción de gas en el país, y además evade al estado anualmente 700 millones de dólares a Bolivia (el doble de lo que gasta el gobierno con la subvención de los carburantes) ya que no existe la separación de los llamados gases ricos. A nombre de aumentar las ganancias de las transnacionales, el gobierno terminó por impulsar una inflación en los productos de la canasta familiar.


En minería, pasa lo mismo. Se ha propiciado el ingreso de nuevos proyectos de saqueo de las transnacionales mineras, en medio de un auge de los precios internacionales. Las transnacionales pagan apenas un máximo de 7% de regalías mineras y se llevan el 93% de las ventas, generando además conflictos con los comunários. Después de Huanuni, que fue nacionalizada por la acción de hecho de sus trabajadores, el gobierno no ha tocado a ninguna de las grandes transnacionales mineras, ni siquiera a las minas de Goni hoy Sinch`ì Wayra. Si solo se nacionalizaría la mina San Cristóbal, Bolivia podría disponer cada año de los 1500 millones de dólares, que actualmente son enviados a fuera como utilidades de la Compañía Sumitomo.

En el tema alimentario, el azucarazo es un ejemplo de cómo el gobierno favorece a los grandes agroindustriales. Esta medida representó una subida de 50% en el precio del azúcar. A partir de ahí la bronca y descontento con el gobierno viene creciendo. Hasta en las filas campesinas hay molestia, debido a que las estadísticas apuntan que quienes se han beneficiado hasta ahora son solo el sector agroindustrial en detrimento de la producción agrícola de las regiones del altiplano y de los valles, lo que hace con que el pueblo quede rehén de la producción agrícola de los agroindustriales del oriente.


El TIPNIS, es una última evidencia de su política entreguista. El gobierno se empecinó en la construcción de la carretera por el TIPNIS, para atender a los intereses de las constructoras brasileñas, que a su vez están asignadas por EE.UU. a llevar adelante el proyecto IIRSA. Éste es un megaproyecto caminero denominado “corredores transoceánicos” (entre el Atlántico y el Pacífico), impulsado por el gobierno brasileño, Banco Mundial, BID y CAF, con el objetivo de favorecer a las exportaciones brasileñas. Por eso Brasil financia parte del proyecto a través de préstamos a los gobiernos donde se va construir estos corredores, e impone como condición, que sus constructoras (como la OAS, Odebrech, etc…) hagan el diseño y la construcción de los tramos de las carreteras sin tomar en cuenta las comunidades por donde van a pasar estas carreteras. Por otro lado, la construcción de la carretera obedece al intento del gobierno de conceder más áreas dentro de territorios indígenas al servicio de la exploración petrolera.


La economía del país y el empeoramiento del nivel de vida de los trabajadores. El gobierno siempre dijo que el país vivía una “bonanza económica” debido a los ingresos por la exportación de las materias primas y las elevadas reservas internacionales. Y que la crisis económica mundial no afectará a Bolivia. Sin embargo ésta supuesta bonanza nunca llegó a los bolsillos de la población, y según datos del CEDLA, la situación de vida de los trabajadores es cada vez peor.

El gobierno no aprovechó los excedentes captados gracias a la Ley de Hidrocarburos 3058, para el fortalecimiento del aparato productivo, optó por la creación de bonos para garantizar su base electoral. Así el país quedó aun más dependiente de la exportación de minerales y gas, y por otro lado hubo un desincentivo de la producción interna que generó un incremento de las importaciones. Ésta situación pone al país en mayor vulnerabilidad a las crisis mundiales y crecimiento de la inflación interna, principalmente la llamada “inflación de alimentos”. Éste escenario empeora el nivel de vida de los trabajadores ya que los salarios pierden poder de compra y aumenta el precios de la canasta familiar. La política salarial del gobierno no toma en cuenta la inflación de alimentos lo que significa que no cubre la canasta familiar, contradiciendo el discurso de que éste gobierno es el que más aumentó el salario base.

Y para el 2012, la situación tiende a empeorar. La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL), advirtió que la desaceleración económica que se registrará en las economías de EEUU y Europa en 2012 afectarán de forma directa e indirecta a Bolivia, a través de sus exportaciones, inversiones y remesas. Por otro lado, los gastos públicos del gobierno con los funcionarios del Estado aumentaron significativamente ya que Evo aprobó un bono de 1000 bolivianos para sus allegados buscando evitar cuestionamiento y descontentos en sus filas. Y para los trabajadores fabriles, maestros, salud, mineros, mantiene el discurso de “ahorrar dinero en salarios”. Evo en alianza con los empresarios privados ya anunciaron que pretenden un miserable aumento del 6% en el salario mínimo para 2012.

Evo se encama con el enemigo y reprime a los trabajadores y el Pueblo ¡Basta del chantaje del golpe o del retorno de la derecha!  Para justificar su política contra las movilizaciones, el gobierno y la dirigencia del MAS siempre recurren al viejo discurso del retorno de la derecha. Sin embargo es el gobierno que viene haciendo reuniones, cumbres y acuerdos con sectores de la burguesía, o sea, de la derecha. Evo ha hecho permanentes pactos con los agroindustriales de la CAINCO que fueron acusados de haber financiado a la media luna en el supuesto “golpe institucional” contra el gobierno. Los terratenientes ya no se quejan del gobierno, más bien ahora apoyan llegando hasta a consensuar leyes como la “revolución agraria y productiva”, y participan de los eventos organizados por el gobierno. Lo mismo pasa con la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) que recién anunció un pacto entre empresarios y campesinos para sostener al gobierno. Ambas organizaciones, representantes de la derecha, fueron invitados especiales del gobierno en la reciente cumbre oficialista.

Estos hechos comprueban que los que están en unidad con la derecha son el MAS y el gobierno. Sin embargo acusan a los trabajadores y pueblos indígenas que se movilizan en contra de las medidas antipopulares del gobierno, de que están con la derecha y organizan un golpe contra el gobierno. Éste discurso, así como la acusación de que los dirigentes están con la embajada norteamericana, tiene un propósito. Busca evitar que los sectores que están haciendo la experiencia con el gobierno, construyan una salida a la izquierda de Evo y del MAS. Por lo tanto es necesario desenmascarar éste discurso y calumnias del gobierno, y explicar quien son los que realmente están haciendo acuerdos y pactos con la derecha.


Sindical:
Por una COB, Revolucionaria, con Democracia Obrera y no Oficialista

La COB frente al gobierno: el mayor desafío es recuperar la independencia sindical para avanzar en las luchas. Con la subida de los gobiernos de conciliación de clase o frente popular, la política para acabar con la autonomía de los sindicatos fue la incorporación de dirigentes al gobierno de forma directa o indirecta, como las comisiones de trabajo. Además la cooptación a través de regalarles sedes, autos, viáticos, etc. El objetivo es poner fin a la autonomía de los sindicatos transformándoles en apéndices del Estado burgués y base de sustentación de los gobiernos. La dirección de la COB que llega a éste congreso, le hizo el juego al gobierno. En muchos momentos se quedó defendiendo al gobierno en contra de los trabajadores (conflicto salarial del año pasado, acuerdo de Panduro, y varios otros.). La COB perdió su autonomía, su independencia de clase y la confianza de sectores de sus bases, ya que en varios momentos tuvieron que luchar solas en contra de la patronal, del gobierno y de la dirigencia cobista.

La primera condición para combatir al gobierno y avanzar en las conquistas de la clase trabajadora es mantener a los sindicatos y a la COB con absoluta independencia frente al gobierno y con voluntad política de apostar en la movilización permanente de la clase trabajadora. Basta de las interminables comisiones de trabajo con el gobierno que no resultan. Hay que hacer un trabajo minucioso en las bases para explicar el verdadero carácter de éste gobierno y la necesidad de unir las luchas de los movimientos sociales para combatirlo.

Por una nueva dirección para la COB, revolucionaria y con democracia obrera. Los ataques del gobierno a los trabajadores son cada vez más duros lo que exige una dirección de la COB y de los sindicatos, con la más absoluta independencia frente al gobierno. La lucha de los fabriles y maestros en 2010 y la última movilización obrera del mes de abril del 2011, abrieron varios cuestionamientos de las bases a la política oficialista que venía adoptando la dirigencia cobista. Estos cuestionamientos llevaron a que la dirección de la COB, usando el argumento de la “disciplina sindical”, amenazara con expulsar aquellos que estaban criticando la posición oficialista en que estuvo enmarcada la COB durante mucho tiempo.

La clase obrera podría haber estado en mejores condiciones para enfrentar al gobierno si no fueran las direcciones oficialistas. Éstas generan confusión, división y parálisis en las bases, además de contribuir para el retroceso en la conciencia perdiendo la independencia política. Recuperar la independencia frente al gobierno es la condición clave para la unidad de la clase obrera y la organización de las luchas. En 2012 el gobierno va intentar imponer una Nueva LGT quitando derecho de los trabajadores para garantizar mayor plusvalía en el bolsillo de los empresarios. Además, ya anunció que el reajuste salarial será de 6%, lo que no cubre ni la inflación de los alimentos. También va seguir atacando a la CNS para intentar enflaquecer a los trabajadores e impulsar la salud privada como está haciendo con la educación. Y no nos engañemos, la prioridad del gobierno es la construcción de la carretera por el TIPNIS y un nuevo gasolinazo, ahora tal vez más suave para no despertar la protesta del pueblo.

Queda claro que vamos a necesitar más que nunca unir las luchas, pero para eso hace falta una COB revolucionaria y con democracia obrera. Ésta es la gran tarea para el XV Congreso de la COB, votar una dirección que no sea oficialista, que tengan como principio mantener la independencia frente al gobierno y los patrones, que recupere el internacionalismo proletario y garantice la democracia obrera.

Plan de Luchas

El XV congreso debe aprobar un Plan de Lucha que garantice el avance de los trabajadores frente al gobierno y mejores condiciones de vida y de trabajo.
 Por una dirección revolucionaria, con democracia obrera, internacionalista y no oficialista para la COB.

 Movilización nacional en defensa del salario; aumento salarial acorde a la canasta familiar. Ajuste automático de los salarios de acuerdo a la inflación.

 Contra el desempleo y la precariedad laboral. Por un plan de obras públicas financiado con el dinero de las reservas internacionales, que garantice empleo a todos los desempleados.

 Ningún retroceso en la Ley General del Trabajo (LGT). Defensa de la estabilidad laboral y derecho a la huelga. Ya no aceptaremos ningún descuento, la huelga es un derecho!

 Fuera las manos del gobierno de las organizaciones de los trabajadores. ¡No a la criminalización de los movimientos sociales! Por la Independencia política y sindical de los trabajadores frente al gobierno y los patrones. Abajo al pacto CSUTCB-Empresarios.

 ¡No a la carretera por el TIPNIS! No aceptaremos retroceso en la ley corta. ¡Basta de opresión a los pueblos indígenas! ¡Por su derecho a la consulta y autodeterminación!

 ¡Ningún gasolinazo, ni de golpe ni gradual! Rechazar y organizar la lucha contra cualquier medida del gobierno que vaya en el sentido del fin de la subvención de los combustibles.

 Por la construcción de un IPT de izquierda, antiimperialista, socialista y revolucionario para unir los obreros, campesinos e indígenas en las luchas construyendo una alternativa al MAS.

 Defensa de la CNS. Mayor presupuesto para la salud pública para que pueda ser completamente gratuita.

 Mayor presupuesto para la educación pública. Por una educación pública y completamente gratuita. Basta de cobros y tasas.

 ¡Abajo al imperialismo! No a la recolonización del país y el saqueo de los recursos naturales. Por el cumplimiento de la Agenda de Octubre: verdadera nacionalización de los hidrocarburos y minería, bajo control obrero y popular. Expropiación sin indemnización de las transnacionales. Industrialización de los recursos naturales para dejar de ser exportador de materias primas y generar fuentes de trabajo dignos.

 La ley de revolución productiva favorece a los agroindustriales. Por una reforma agraria radical que expropie los latifundios en el oriente y reparta las tierras a los pueblos indígenas, campesinos pobres y sin tierra, para garantizar la seguridad alimentaria.

 Evo Morales gobierna para los agroindustriales y las trasnacionales. Por un verdadero gobierno de los trabajadores, campesinos, indígenas y del pueblo, contra el imperialismo y capitalismo ¡Por una Bolivia Socialista!

Construir un Instrumento Político de los Trabajadores

Ya está claro que el proyecto del MAS no es de cambios profundos, no pretende la destrucción del capitalismo, al contrario, propone su manutención. El MAS a la cabeza de Evo Morales y dirigentes de la CSUTCB, no están a favor de la eliminación del latifundio, al contrario, lo respetan e impulsan. Defienden las transnacionales en contra de los obreros y pueblos indígenas. Internacionalmente aunque haga discursos en contra del imperialismo mantiene acuerdos con sus organismos, como es el caso de la ONU (no olvidemos que Evo a pedido de la ONU, mantiene tropas bolivianas en la ocupación de Haití).Por ser un proyecto de convivencia con el capitalismo, el MAS y el gobierno de Evo Morales, tienen un proyecto reformista y una estructura muy vertical, dónde vale solamente la decisión de los jefes, las bases sirven para legitimar sus políticas. La realidad viene comprobando la falencia del proyecto reformista del MAS y el verdadero carácter de conciliación de clase con medidas pro-imperialistas y capitalistas, del gobierno de Evo Morales. Esto se comprueba a partir de las luchas, marchas, paros, llevados adelante por trabajadores y pueblos indígenas, que se enfrentaron al gobierno. Estas movilizaciones hicieron caer la máscara de la farsa “del proceso de cambio”.

Muchos hermanos trabajadores, campesinos e indígenas, ya se dan cuenta de la traición de Evo Morales, y que no es un gobierno de izquierda. Sin embargo, quedan temerosos frente al discurso oficialista de que no hay alternativas después de Morales, y que por lo tanto va volver la derecha. Los centenares de compañeros y compañeras que están desilusionados, necesitan construir una alternativa de izquierda al gobierno y al MAS para impulsar este proceso de ruptura que empieza a darse. Es cierto que hay un avance en la conciencia pero ese proceso no es acumulativo ni lineal, y tampoco se traducirá automáticamente en la construcción de una alternativa al MAS. A los varios sectores que empiezan a romper con el gobierno y el MAS, que les proponemos? Creemos que la tarea más importante es la construcción de un Instrumento Político de los Trabajadores (IPT) y pueblos indígenas, que recupere las banderas traicionadas por el MAS.

La COB debe aglutinar y potenciar un polo de izquierda frente al gobierno. El XV Congreso de la COB, debe seguir el ejemplo del XXXI Congreso Minero de Potosí, que aprobó construir una alternativa de izquierda, un nuevo IPT. La dirigencia de la FSTM y la nueva dirección que salga del congreso cobista, tienen todas las condiciones objetivas para hacer cumplir la construcción de un IPT. Para empezar pueden reunirse con la CIDOB y organizar un foro de debates por la construcción de una alternativa de izquierda al MAS. Para eso hay que acoger a trabajadores, indígenas, campesinos y estudiantes, porque la clase trabajadora solo podrá ser dirección de la revolución socialista si incorpora las reivindicaciones de estos sectores y apoya sus luchas. Este foro debe ir debatiendo el programa que debe tener este Nuevo IPT, un programa antiimperialista, anticapitalista, y al servicio de la revolución socialista y por la autodeterminación de los pueblos indígenas. Está en manos de los delegados de éste congreso aprobar una resolución que efectivamente posibilite a la clase obrera el construir una alternativa de clase al MAS y al gobierno de Evo. La resolución debe ser que la próxima dirección de la COB, tenga como prioridad construir un IPT para unir los trabajadores bajo un programa de izquierda y revolucionario con el eje central de intervención en las luchas.

Internacional:
Recuperar el internacionalismo proletario

La COB debe recuperar el internacionalismo proletario apoyando a los procesos de lucha de la clase obrera latinoamericana y mundial. Desde que estalló la crisis económica capitalista en 2008, los trabajadores de varios lugares del mundo, vienen luchando en contra de los ataques a sus derechos y condiciones de vida. La COB no puede quedar omisa a estos sucesos, debe sacar una posición, organizar debates y declarar apoyo a la lucha de los trabajadores en contra de los patrones y sus gobiernos de turno.

En Europa los ataques empezaron en Grecia. El gobierno empezó proponiendo reducir los sueldos y aumentar la edad de jubilación de los trabajadores. Sin embargo los ataques van más allá. Grecia es una de las economías más débiles y más castigadas del maltrecho navío que ahora es la Unión Europea (UE), y por eso sus gobiernos ha sometido al pueblo griego, en menos de dos años, a cinco durísimos planes de ajuste. Uno más brutal que el anterior y enfrentando una heroica resistencia del pueblo griego, con la clase obrera a la vanguardia de un proceso de luchas que lleva hasta ahora 17 huelgas generales en ese mismo lapso, la última con más de 250 mil personas en las calles. Si Grecia es el pico de la guerra social que la Europa del capital ha desatado contra el proletariado del viejo continente, lo es también de la resistencia feroz y ejemplar de la clase trabajadora.

En España, el gobierno intensificó los despidos y propuso cambiar el sistema de pensiones. La respuesta no se dejó esperar: la clase obrera y buena parte de la juventud precarizada, salió a la huelga general. En Francia hubo 4 huelgas generales entre septiembre y octubre de 2010, lo que abrió una ola de luchas en Inglaterra, Italia, Alemania y Portugal. En el 2011 surgieron con fuerza movimientos como los “indignados” conformados por juventud, trabajadores y la población en general, en varios países de Europa. Estos movimientos tienen como eje central la protesta contra los planes de ajuste a los que están sometidos los países por las deudas que contrajeron para salvar al sistema financiero. También denuncian a los gobiernos y al capitalismo.  Lamentablemente esta heroica lucha no cuenta con una dirección a la altura. La mayoría de las direcciones sindicales de la socialdemocracia terminan traicionando o impidiendo las luchas, y así cumplen un papel de salvaguardar los gobiernos y a la burguesía, que se recomponen y siguen atacando a la clase trabajadora.

En Latinoamérica los trabajadores vienen protagonizando importantes luchas, la mayoría de ellas se enfrentan a los gobiernos dichos “progresistas” o de frente popular. En Argentina hay un importante proceso de luchas exigiendo el paso a la planta fija de trabajadores subcontratados, salario y otras reivindicaciones. En Brasil hay lucha por reajuste salarial y en contra los daños al medio ambiente. En Colombia hubo un importante proceso de lucha en defensa de la salud y la educación pública. Chile vive un ascenso en defensa de la educación pública y gratuita que quitó le popularidad al presidente Piñera. En Perú, ya hubo varias luchas contra las transnacionales mineras y los efectos de sus actividades para las comunidades y pueblos indígenas. La última movilización, el paro de Cajamarca contra el proyecto Conga y por la nacionalización de los recursos naturales, ya empezó a desenmascarar los discursos de Ollanta Humala. También en Venezuela hubo varias luchas en contra de las medidas antiobreras de Hugo Chávez.

Actividad Sindical Internacional

Participar del 1er Congreso de la CSP-Conlutas y Encuentro Internacional de Organizaciones Sindicales.
Estas luchas (en Europa y América Latina) necesitan recibir el apoyo de las Centrales Sindicales no oficialista y de todos los hermanos trabajadores. La tarea más importante es impulsar, unificar y fortalecer todas las luchas de la clase obrera mundial y principalmente de Latinoamérica para ayudarlas a lograr sus demandas. Solamente la unidad de la clase trabajadora en lucha puede fortalecerla para la pelea contra los gobiernos y patrones. Para eso es necesario construir espacios donde los trabajadores de Bolivia, Argentina, Perú, Chile, Venezuela, Brasil, etc, puedan discutir sus luchas locales y sacar acciones unificadas para lograr vitorias. Cómo dijo Marx, ¡Trabajadores del mundo uníos!

En éste sentido el 1er Congreso de la Central Sindical Popular-CONLUTAS (CSP-CONLUTAS) que va reunir representación sindical de varios países de América Latina y Europa, en el mes de abril en Brasil, tiene gran importancia. Tras el congreso habrá un Encuentro Internacional de organizaciones sindicales con el objetivo de debatir el fortalecimiento del sindicalismo revolucionario a través del internacionalismo proletario.

Para eso se va tomar en cuenta las principales luchas a ser desarrollada en cada país por el salario, en defensa de los recursos naturales y del medio ambiente, en defensa de los pueblos indígenas, por tierra y seguridad alimentaria, etc. Éste congreso puede ser un momento histórico de unidad de la clase obrera mundial, sería muy importante la participación de una representación sindical y de la COB a éste evento. Eso podría reafirmar y fortalecer la lucha en contra de las constructoras como OAS, la Petrobras, y otras empresas brasileñas que protegidas por el gobierno brasileño, y con la complicidad de Evo Morales, están saqueando los recursos naturales de los bolivianos. ¡Avanzar en la lucha recuperando en internacionalismo proletario!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Sobre Cuba
En Cuba, el gobierno anunció el despido de 500.000 trabajadores como parte de un plan de ajuste que tendrá varios otros ataques. Para el gobierno y sus defensores, esas medidas son una necesidad para “modernizar el socialismo”. A nosotros nos parece que es la expresión de que el capitalismo ya ha sido restaurado en Cuba. La verdadera defensa del socialismo está impulsando la lucha de los trabajadores contra este plan de ajuste y contra el gobierno que lo aplica, también por exigir las libertades democráticas, el derecho de huelga y la posibilidad de organizar libremente sindicatos independientes del estado para que los trabajadores puedan defenderse de los ataques del gobierno. Sólo así será posible preparar las bases para una revolución socialista que realmente lleve a la clase obrera al poder.

¡Apoyo a la lucha de los pueblos en el Medio Oriente y Norte de África/Países Árabes!

También debemos apoyar las luchas de los trabajadores y el pueblo en el Medio Oriente y Norte de África por mejores condiciones de vida y por el fin de las dictaduras. Primero fue Túnez, Egipto, después fueron los trabajadores y el pueblo libio, que lucharon por derrocar a la dictadura de Gadafi y ahora tienen el desafío de seguir la lucha contra la intervención imperialista. Rechazamos la intervención, sin embargo esto no es motivo para capitular al dictador Gadafi como hicieron Fidel Castro, Daniel Ortega, Chávez y hasta Evo Morales. Ahora es el pueblo sirio que hace nueve meses se enfrenta al dictador Asad Bashar. La lucha ha dejado hasta la fecha 3500 muertos, más de 30.000 detenidos y otros varios miles de refugiados. Pese a la brutalidad del régimen, a la complicidad cínica de la llamada comunidad internacional y el nefasto apoyo al dictador de un sector de la izquierda, al frente del cual esta Chávez y el régimen cubano, las masas han seguido luchando en forma heroica. El siniestro apoyo de este sector de la izquierda al régimen dictatorial deja en manos del imperialismo y sus cínicos gobiernos las banderas democráticas para que aparezcan en el último momento como “defensores de los civiles”, “los derechos humanos y la libertad”. Llamamos a las centrales obreras y las organizaciones populares a apoyar al pueblo sirio. Su victoria será una victoria de todos los pueblos.

Campaña Internacional
Por el retiro inmediato de las tropas de ocupación de Haití.

En Haití desde el año 2004 tropas de la ONU ocupan el país con el pretexto de estabilizarlo. La MINUSTAH/ONU está compuesta por tropas militares de Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Estados Unidos, Filipinas, Francia, entre otros. Estas tropas fueron enviadas a pedido del imperialismo yanqui con la excusa de “ayuda humanitaria” pero sirven para reprimir las luchas del pueblo haitiano.

El 15 de octubre de 2011 se terminaba el mandato de la supuesta “fuerza de paz” o “ayuda humanitaria” de la MINUSTAH (Misión de las Naciones Unidas) en Haití. Sin embargo el Consejo de Seguridad de la ONU renovó su mandato para seguir manteniendo el control y la sobreexplotación del país ya que EE.UU. necesita más que nunca de la plusvalía extraída en otros lados para intentar recuperarse de la crisis económica. Frente a eso, varias organizaciones como a CSP-Conlutas de Brasil, otras organizaciones de cuarenta países y tres ganadores del Premio Nobel entre ellos el argentino Adolfo Pérez Esquivel, difundieron una carta abierta a la ONU y a la OEA. La carta también enviada a los gobiernos que mantienen tropas en Haití (lo que significa que Evo Morales la debe haber recibido), exige el inmediato fin de la ocupación y su reemplazo por un plan de cooperación y apoyo económico solidario hacia Haití. Según la carta, “durante varios años de intervención de las tropas extranjeras, sean estadounidenses, francesas, o ahora con la Minustah, la vida del pueblo haitiano no ha mejorado. Al revés, la intervención y ocupación atenta en contra de la soberanía y dignidad del pueblo y garantizan un proceso de recolonización…”

A pesar de las voces de protesta que exigen a los gobiernos latinoamericanos el retiro de las tropas de ocupación de Haití, el Presidente Evo Morales y la “Asamblea Legislativa Plurinacional” que se llena la boca hablando de descolonización y soberanía de los pueblos, optaron por la manutención y relevo de las tropas bolivianas. Álvaro García Linera, explicó que la decisión fue asumida en el marco de los memorandos de entendimiento suscritos el 22 de mayo de 1997 por el Gobierno boliviano con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Las tropas bolivianas fueron enviadas a Haití por primera vez en 2004 en cumplimiento a los acuerdos suscritos con la ONU, uno de los organismos del imperialismo. Evo que, en las reuniones de la ONU y Cumbres Mundiales, habla en contra del Imperialismo y del capitalismo, mantiene desde agosto de 2006 los soldados bolivianos en Haití. El gobierno otra vez comprueba su carácter pro imperialista, quedando la descolonización y defensa de la soberanía de los pueblos como un cuento chino, utilizado para mantener el apoyo de los pueblos indígenas y trabajadores a su gobierno. De ese modo, la dirigencia del MAS, de la CSUTCB, de la federación de mujeres Bartolina Sisa, son cómplices con la ocupación, violaciones y masacres al pueblo más pobre de Latinoamérica.

Por eso, desde el Grupo Lucha Socialista hacemos un amplio llamado a los partidos de izquierda y a las organizaciones de la clase trabajadora como la COB, la Federación de Maestros de La Paz, la FSTMB, la juventud de una manera en general, a llevar adelante una campaña antiimperialista exigiendo que Evo retire las tropas de Haití.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Fracasó el estalinismo no el socialismo.

La clase obrera boliviana está recuperando su lugar. Tras haber sido duramente golpeada durante los años 80 y 90 por el neoliberalismo y sus gobiernos de turno, la Central Obrera Boliviana perdió fuerza y creció la ideología de que la clase obrera ya no tenía protagonismo, era la vez de “nuevos actores sociales”, las “multitudes”. Esa ideología era propagada mundialmente por los defensores del capitalismo e intelectuales de la pseudoizquierda, que ante la caída de las dictaduras burocráticas del Este europeo, empezaron a decir que el socialismo había fracasado y quedaba solamente el capitalismo como alternativa para la humanidad.

Ni la ex URSS, ni los países del Este tenían nada que ver con el socialismo. Lo que había era una burocracia heredada del estalinismo, que aplicaba una política de colaboración de clases con la burguesía mundial. Ésta política conocida como los “frentes populares” que consistía en apoyar a los gobiernos conformados por sectores “progresistas de la burguesía”, había empezado con Stalin y se extendió durante varias décadas, terminando por restaurar al capitalismo en aquellos países. Confirmando lo que había pronosticado Lenin y Trotsky al decir que los obreros deberían sacar a la burocracia usurpadora del poder o ella terminaría por restaurar al capitalismo.

Tampoco China y Cuba hoy son modelos de socialismo, lo que pasa allá es que la burocracia de los partidos comunistas a la cabeza de estos estados, son verdaderos agentes de la burguesía que aplican duros ataques a la clase trabajadora e impiden la organización sindical y política de los mismos por fuera del gobierno y del PC.

No obstante, los sucesos de la caída del muro de Berlín y fin de la ex URSS, generaron una enorme confusión en la conciencia de los trabajadores que por años escucharon de sus dirigentes que lo que había en aquellos países era socialismo. Ésta confusión fue terreno fértil para las nuevas izquierdas reformistas y sus intelectuales, que pasaron a negar al marxismo y al socialismo.

En Bolivia, García Linera y otros, repetían ésta ideología menospreciando al movimiento obrero, la COB, y a la izquierda socialista. El indigenismo construido por los ideólogos del MAS, aprovechándose de la confusión generada por los sucesos del este europeo, y por otro lado de un problema real que era la exclusión de los pueblos indígenas por la derecha y la ausencia de una política desde la izquierda revolucionaria hacia estos sectores, reemplazó la teoría de la lucha de clases y la necesidad de una revolución socialista, por la teoría del (falso) indigenismo y la conciliación de clase. O sea, de que es posible atender los intereses de los sectores más oprimidos de la sociedad capitalista, sin romper con el capitalismo. Así terminaba repitiendo la teoría de la conciliación de clase del estalinismo (los “frentes populares”).

Por eso, el proyecto de los dirigentes del MAS-IPSP desde su nacimiento era reformista, no revolucionario. Pero necesitaba una base social para sostenerlo, y para eso utilizaron los pueblos indígenas y el discurso de incorporarlos al Estado. Desde el punto de vista ideológico, para negar al socialismo y aparecer como una nueva izquierda, se inventaron el capitalismo andino y después el socialismo comunitario, y aun tomaron de las comunidades originarias el vivir bien. Sin embargo, fueron solamente intentos de ocultar su verdadero proyecto de dar continuidad al capitalismo en el país. La gran mayoría de los pueblos indígenas y de los trabajadores creyeron que lo que estaba construyendo el MAS y el gobierno de Evo Morales era un nuevo modelo anticapitalista y antiimperialista.

No obstante, tras la constituyente, la nueva Constitución, la ley del régimen electoral, la ley marco de autonomías, y principalmente la marcha por el TIPNIS, un importante sector de los pueblos indígenas se ha dado cuenta que les habían vendido gato por liebre, que Evo Morales no es un gobierno defensor de los pueblos indígenas. Por otro lado, la lucha de los mineros estatales de Huanuni en 2006, por la ley de pensiones en 2008 y 2009, por el salario en 2010 protagonizada por fabriles y maestros, y el conflicto por el salario en 2011 que unificó a maestros, mineros, municipales, salubristas y fabriles, demostró que la clase trabajadora sigue viva y volvió con paso firme a la escena política del país, contrariando a los ideólogos del MAS. Las luchas reafirman la validez de la teoría de la lucha de clases, y de la necesidad de un gobierno de los trabajadores en unidad con los campesinos e indígenas. La experiencia con el gobierno del MAS comprueba que no es posible atender a los intereses de los pueblos indígenas y de los trabajadores, en los marcos del capitalismo. Es necesario volver a reafirmar con fuerza la necesidad del socialismo en Bolivia y en el mundo.

  • El cuaderno completo con la contribución política y el conjunto de las propuestas estará a venta en el XV Congreso de la COB en Tarija.

No hay comentarios: