30 nov. 2011

Perú: TODO NUESTRO APOYO AL PARO DE CAJAMARCA CONTRA EL SAQUEO Y DESTRUCCIÓN DE SUS RECURSOS NATURALES! ¡NACIONALIZACIÓN DE LA MINERIA Y DEL GAS!

 ¡NO A CONGA!

A seguir reproducimos el pronunciamiento del PST-Perú, sección de la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT-CI) állá, partido hermano del Grupo Lucha Socialista.

 La declaración oficial del presidente Ollanta Humala a favor de la continuidad del proyecto minero Conga, en contra de la posición de los pueblos de Cajamarca, ha mostrado que la “gran transformación” ofrecida en la campaña electoral es en realidad una gran farsa. El gobierno “nacionalista” es otro gobierno servil a las mineras y petroleras, los grandes saqueadores del Perú y explotadores de la clase obrera.

Por eso desde el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) hacemos un llamado a la juventud, a la clase trabajadora y al pueblo, a todos los que se sienten estafados por el presidente Humala, a apoyar de manera decidida el Paro indefinido que se inicia el jueves 24 de noviembre, convocado por las organizaciones populares de Cajamarca exigiendo la cancelación inmediata del proyecto Conga. El señor Humala ha marcado la cancha con las mineras. Hay que decirle claramente que estamos -como él mismo dijo en la campaña- “porque el pueblo decida”, y el pueblo ya decidió: NO A CONGA. Y agregamos: ¡Basta de saqueo de las mineras y petroleras! ¡Nacionalización sin pago para que se pongan al servicio de la gran transformación que el pueblo exige!

El presidente Humala … ¿“secuestrado”?

Para muchos es una incógnita por qué el presidente Humala ha decidido apoyar la continuidad de Conga.

Organizaciones “de izquierda” aliadas al gobierno, como el Partido Comunista (PC) o el Partido Socialista (PS), han ensayado una nueva mentira para justificar el abierto compromiso del gobierno con las multinacionales de la minería: dicen que está bajo “presión” de los grandes empresarios y sus medios de comunicación, y hasta hablan de “secuestro” del presidente.

El presidente Humala no está “secuestrado” ni ha sido “presionado” por los empresarios para declarar su adhesión al proyecto Conga y con él a la continuidad del saqueo de nuestro país.

Por el contrario, con estas declaraciones el presidente busca responder a las luchas de los pueblos de Ancash, Andahuaylas y Cajamarca, que en las últimas semanas realizaron huelgas y movilizaciones contra la explotación minera. El pueblo de Andahuaylas, tras enfrentar la dura represión Policía Nacional, obligó a los ministros de Estado a huir de la ciudad y a firmar desde Lima un acta paralizando la actividad minera en las provincias de Chinchero y Andahuaylas. Esta victoria parcial se convirtió en un peligroso precedente para el gobierno, cuando ya se iniciaba la lucha contra el proyecto Conga y cuando en todo el Perú hay alrededor de doscientos conflictos latentes por actividades mineras y petroleras.

Por eso Humala, que había sellado su alianza con las mineras durante la negociación del llamado gravamen minero, salió a respaldar la continuidad de Conga y a declarar que el gobierno no aceptaría “ultimátum de nadie”.

Su decisión de respaldar el proyecto Conga es tal que, ante la realización del Paro regional, el Ministerio del Interior ha enviado un grueso contingente policial con la finalidad de “resguardar la propiedad privada y pública” en Cajamarca, es decir, de reprimir la justa lucha del pueblo, tal como lo ha hecho en Andahuaylas donde ha dejado medio centenar de heridos y algunos de gravedad.

¿“Inversión”, luego “inclusión”?

Para respaldar su posición, el presidente Humala ha simplificado al máximo su programa político y ha asegurado que se debe garantizar la continuidad de la inversión y el crecimiento económico para que haya “inclusión social”.

¿Qué quiere decir el presidente con esto? Que para que haya “inclusión social”, Conga, y todos los proyectos de explotación minera, petrolera y gasífera que saquean las riquezas del país, deben continuar. De igual manera debe continuar la situación de súperexplotación de la clase obrera – services, tercerización, contratas, CAS, bajos salarios, etc. –, que es de donde nacen las ganancias de las empresas.

Es el mismo discurso de Alan García. No es casual que la declaración del presidente Humala haya sido celebrada por toda la patronal. Más saqueo y más explotación, ahora con el cuento de la “inclusión”. En el mejor de los casos la “inclusión” prometida será un buen deseo de aplicar un puñado de programas sociales pero al alto costo de extender el saqueo y la superexplotación del país en desmedro del medio ambiente y del pueblo pobre que vive del agro.

El vergonzoso papel del PC y Mario Huamán

En este contexto se llevó a cabo el XIII Congreso Nacional de la CGTP, bajo el control burocrático del PC y de Mario Huamán que es fiel aliado del gobierno de Ollanta Humala.

Enterados de las declaraciones del presidente, Mario Huamán y compañía se vieron obligados a pronunciarse. Fungiendo de consejeros presidenciales llamaron al presidente a “oír la voz del pueblo y no sólo la de los empresarios”, y pidieron que el gobierno “realice un nuevo estudio de impacto ambiental”. Esta postura es rechazada por el pueblo de Cajamarca que no acepta el proyecto minero bajo ninguna circunstancia. Con esa política Mario Huamán busca disimular su apoyo al gobierno y su traición no sólo al pueblo cajamarquino sino a toda la clase trabajadora que no tiene respuesta ante su indignación y su ánimo de lucha.

Por supuesto, los consejos de Mario Huamán cayeron en saco roto y la respuesta del presidente fue enviar fuerzas policiales para contrarrestar el paro regional.

Desmovilizar, aislar las luchas e impedir que se unifiquen o condenarlas al desgaste como ocurre con la Huelga de los Mineros de Cerro Verde que ya lleva más de 60 días, ese es el triste papel del PC, PS, Mario Huamán y todos los que los rodean, en su afán de acompañar a Humala en su echada a la gran patronal minera.

¡Unir las luchas contra el saqueo de nuestros recursos con las luchas de los sindicatos en conflicto!

La tarea de la CGTP hoy es justamente unir las luchas de los sindicatos en conflicto con las luchas de los pueblos del interior del país para conquistar la solución inmediata de sus demandas.

Ante el Paro regional de Cajamarca, exigimos que se convoque una asamblea de bases de la Central para decidir una medida de apoyo de toda la clase trabajadora en unidad con los campesinos y pueblos del Perú, por el triunfo de su lucha y de su demanda de NO A CONGA, y por la nacionalización de nuestros recursos naturales para ponerlos al servicio de la “gran transformación” que el pueblo peruano reclama.

Sólo esta movilización evitará la amenaza represiva que se cierne sobre el pueblo hermano de Cajamarca y que los sectores más reaccionarios reclaman como un escarmiento que ponga “orden” en el país. Si en esta pelea triunfa el gobierno y la patronal no tengamos duda que la misma mano represiva y reaccionaria se volverá contra todos los que después salgamos a luchar por la reivindicación que sea.

¡Construyamos un nuevo Partido de los trabajadores que garantice la continuidad y el triunfo de las luchas!

Una vez más un candidato ha llegado al poder ofreciendo el “cambio” para luego desde las alturas echar por la borda las promesas que hizo y ponerse de rodillas ante los grandes saqueadores y explotadores del Perú. Esto es frustrante para muchos sectores populares. Y es lamentable que se haga con el descarado apoyo de organizaciones que se llaman de “izquierda” que en esta nueva aventura terminarán por enterrarse políticamente.

El PST no apoyó a Humala mientras fue candidato ni luego cuando se alzó como presidente. En todo momento hemos llamado a construir una alternativa política independiente de los trabajadores y el pueblo pobre de nuestro país. Una alternativa que exprese fielmente las posiciones de los que luchan contra del saqueo de nuestros recursos y contra la superexplotación que impera en las fábricas, minas y campos del país.

Hoy que el gobierno se quita la careta y un sector de “izquierda” se coloca de su lado para servir a la gran patronal, la construcción de una herramienta política independiente de la clase trabajadora se hace mucho más urgente.

Sólo una dirección obrera independiente del gobierno, que enfrente su política, que lidere las principales luchas del país en la perspectiva de una salida de fondo con un gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre, puede expresar hoy las necesidades más urgentes de las masas trabajadoras.

El PST se coloca al servicio de esta necesidad, y llama a los luchadores y luchadoras de la clase obrera y del pueblo, y a los que honestamente recogen las banderas de la izquierda vengan de donde vengan, a trabajar juntos por construir este partido clasista y revolucionario.

Partido Socialista de los Trabajadores (PST-Perú).

23 de noviembre de 2011

No hay comentarios: