25 feb. 2012

Gobierno duerme con el enemigo y desata ola de ataques contra los trabajadores e indígenas

Pronunciamiento del Grupo Lucha Socialista -LITCI

El 22 de enero, el gobierno conmemoró dos años del llamado “Estado Plurinacional”, un evento sin brillo y baja participación de pueblos indígenas. El motivo es el creciente descontento de trabajadores e indígenas con el gobierno y el MAS. Desde el gasolinazo y la represión a los marchistas del TIPNIS, la confianza en Evo está en bajada. El apoyo al presidente alcanzó el 35%, en septiembre del año pasado.

Para intentar recuperar apoyo, cohesionar la base masista fracturada en la represión gubernamental a la VIII marcha indígena, y principalmente para sacar una agenda para el 2012, que comprende muchos de los ataques contra los trabajadores e indígenas que ahora empezamos a ver, el gobierno organizó la Cumbre oficialista en Cochabamba, del 9 al 11 de enero de 2012.

La cumbre oficialista preparó los ataques

La cumbre, denominada por los oficialistas como Encuentro Plurinacional para profundizar el Cambio, selló un pacto entre el gobierno y la burguesía alrededor de una agenda de ataques a los trabajadores y varias propuestas de leyes que garantiza los negocios de los empresarios, agroindustriales y cocaleros. Comparemos algunas de sus resoluciones con los ataques lanzados por el gobierno:

Priorizar estructura caminera para el Agro – se aprobó “Fortalecer y mantener la infraestructura caminera y vías de acceso transitables todo el año a los mercados nacionales y regionales”. La cumbre oficialista reiteró construir la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el medio del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Por eso, el gobierno articuló la marcha del CONISUR con el objetivo de usarla como excusa para retomar la ofensiva de la construcción de la carretera.

La ley de consulta “posterior” es una vulneración más de los derechos indígenas - El 9 de febrero el gobierno aprobó la ley 222, que a diferencia de lo que habla Evo, no tiene nada que ver con el derecho de consulta previa establecida en la constitución y los convenios internacionales. No es una consulta concertada sino impuesta, de mala fe, y direccionada. Si el gobierno cumpliría sólo el artículo 30, II, 15. de la Constitución, la consulta debía haber sido concertada con la Subcentral TIPNIS y su entidad matriz la CIDOB. Al contrario la Ley Nº 222, fue acordada y trabajada con instituciones ajenas a los pueblos del TIPNIS, en su mayoría colonizadores asentados en el Polígono 7.

Salud – Una de las medidas aprobadas fue “restablecer la jornada laboral de ocho horas para los profesionales y trabajadores del sector salud”. De ahí el decreto supremo 1126, que aumenta la jornada laboral de 6 a 8 horas para los trabajadores en salud. Una vez más el gobierno miente a la población señalando que para mejorar los servicios de salud es necesario incrementar la jornada laboral de 6 a 8 horas. En realidad lo que se requiere para dicha mejora es el incremento de su presupuesto y la mayor dotación de items acorde a las demandas de la población. El gobierno no hará aquello, más al contrario carga sobre las espaldas de los trabajadores.  Lo que hace Evo es quitar derechos conquistados. Y eso era lo que hacían los gobiernos neoliberales, utilizando como excusa la necesidad de mejorar los servicios a la población.

Salarios – La cumbre oficialista, debatió el tema con la patronal que asistió al evento con 28 delegados. Entre ellos representantes de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), de la Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (Cainco), y de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO). Éstas instituciones son las mayores representantes de la burguesía del oriente, es decir, de la derecha que financió el supuesto golpe “cívico-prefectural” según Evo y Linera. Ahora el gobierno se encama con ellos para atacar a los trabajadores e indígenas. La CEPB, Cainco y CAO están a favor de la carretera por el medio del TIPNIS porque beneficia a sus negocios. Además ellos propusieron que el reajuste del salario de los trabajadores sea solamente la inflación “oficial” que es de 6,9%.

Se vienen otros ataques

Entre tanto, los ataques no paran ahí. Evo, el MAS y la Asamblea Plurinacional, pretenden aprobar en 2012 una nueva ley minera para consolidar contratos con las grandes transnacionales y transferir áreas mineras de COMIBOL a cooperativistas y privadas; Ley de Inversiones que de garantías jurídicas al capital de las transnacionales y a la CEPB, Cainco y CAO. Es decir, las transnacionales imperialistas acordaron con el gobierno que debe haber una ley que les quite del camino cualquier obstáculo a sus negocios, para que entonces “inviertan” en el país. Y una de las cosas consideradas obstáculos son las TCOs y la consulta previa informada a los pueblos indígenas.

Otra resolución fue la necesidad de una Nueva Ley General del Trabajo. En Cuanto a eso, lo que debe preocupar a todos los trabajadores y trabajadoras, es que si Evo está quitando derechos de los trabajadores de salud, seguramente va intentar imponer una nueva Ley de Trabajo que represente un retroceso para los trabajadores.

Pacto gobierno-campesinos-empresarios comprueba quién está con la derecha

La agenda de ataques es resultado del pacto “empresarial-campesino” que nació en la cumbre. La nueva alianza de sostén del gobierno de Evo Morales, tiene un contenido directamente reaccionario ya que es un pacto con la derecha. Este pacto desenmascara las acusaciones de Evo y de los masistas, de que las movilizaciones obreras e indígenas que se oponen al gobierno, son orquestadas por la derecha. El pacto señala abiertamente quién está con la derecha.

El MAS está utilizando los dirigentes oficialistas de la CSUTCB, al igual que Barrientos en 1964 con el pacto militar campesino. La diferencia es que Barrientos utilizó la alianza con los campesinos como sustento social de sus políticas antiobreras, para imponer la represión. Evo en el marco de la democracia burguesa, está utilizando el pacto campesino-empresarial para aislar y derrotar el movimiento obrero e indígena. Queda cada vez más claro que éste nunca ha sido nuestro gobierno y que no hay proceso de cambio, sino un gobierno guardián de los negocios de la burguesía y del Estado capitalista.

Un llamado a un Frente Único obrero-indígena-estudiantil para derrotar los ataques

En este momento es necesaria la Unidad de clase y la más profunda independencia política y sindical, para hacer frente a los ataques del gobierno, de la patronal, y de las transnacionales imperialistas. Los trabajadores y pueblos indígenas del TIPNIS necesitan hacer un Frente Único para la lucha. Un frente clasista, sin aceptar ninguna alianza con sectores de la oposición burguesa que intentan, de modo oportunista, aprovecharse de la situación. Desde el Grupo Lucha Socialista, hacemos un llamado a la nueva dirigencia de la COB, la FSTMB, la CIDOB, la CONAMAQ, las Federaciones, los sindicatos, y la juventud, a formar un gran Frente Único para juntos, derrotar en las luchas, los ataques del gobierno.

El nuevo ejecutivo de la COB, anunció que la central no se posicionará ni a favor ni en contra el tema TIPNIS, lo que termina siendo una gran capitulación al gobierno. Las bases deben exigir a la nueva dirigencia de la COB, que cumpla con el mandato de mantener la independencia política frente al gobierno, aprobado en el XV Congreso de la COB.

Ahora más que nunca hace falta unificar las luchas contra los ataques del gobierno y coordinarlas rumbo a la preparación de la lucha salarial. Desde el Grupo Lucha Socialista nos ponemos a servicio de los trabajadores e indígenas para construir la lucha y derrotar los ataques del gobierno.

La Paz, 23 de Febrero de 2012.

No hay comentarios: