4 nov. 2012

Un llamado a los trabajadores y a la juventud que ya no creen en Evo Morales ni en el MAS: Hay que pelear por una Bolivia verdaderamente socialista gobernada por obreros, campesinos e indígenas

El gobierno de Evo y su partido MAS había despertado la esperanza de miles de campesinos, indígenas, trabajadores, juventud y pueblo pobre. Muchos creyeron que habíamos ingresado a un “proceso de cambio” que pondría fin al latifundio y a los terratenientes, al saqueo de nuestros recursos naturales y a la presencia de las transnacionales, a la explotación y a los patrones.

Sin embargo, las luchas de los trabajadores y estudiantes que se enfrentan a las políticas de Evo y del MAS, vienen generando una experiencia en la cual sacan la conclusión que éste no es su gobierno. Esta experiencia y ruptura no puede llevar que dejemos de creer en el socialismo, posibilitando que cualquier otro sector burgués o pequeño burgués, capitalice el descontento con el MAS. Por el contrario, la conclusión debe ser que es imposible que un proyecto REFORMISTA de tinte nacionalista o indigenista, resuelva los problemas estructurales de nuestro país. Evo y el MAS no tienen y nunca tuvieron un proyecto SOCIALISTA, sino que siguieron el mismo camino de gran parte de la izquierda latinoamericana: dedicarse a salvar al capitalismo puesto en jaque por las masas. Por lo tanto, hay que retomar la tarea pendiente abierta en 52, 71, 85 y 2003, es decir, los obreros reuniendo a los campesinos e indígenas, deben gobernar éste país, deben tomar el poder y construir una Bolivia Socialista. Desde el Grupo Lucha Socialista ponemos todas nuestras fuerzas al servicio de ésta tarea.

¿Por qué construimos el Grupo Lucha Socialista-LITCI? ¿Quiénes Somos?

El Grupo Lucha Socialista (GLS) es la sección boliviana de la Liga Internacional de los Trabajadores - Cuarta Internacional (LIT-CI) y como tal compartimos el objetivo estratégico de la reconstrucción de la IV Internacional. Objetivo que se agudiza ante la actual situación de crisis capitalista mundial y ataques de los gobiernos y patrones en contra de los trabajadores y de la juventud. Aspiramos a construirnos, centralmente en el seno de la clase obrera, en base al combate consecuente contra el imperialismo, el gobierno de turno, los patrones y la burocracia.

Nuestra meta es apoyar a los obreros y a la juventud que están descontentos con Evo y el MAS a seguir firmes en la lucha por la revolución socialista que rompa con el capitalismo y el imperialismo y lleve a los trabajadores al poder. Y la realidad ha mostrado que, para llevar a buen término esa revolución, para instaurar un régimen de democracia obrera y para comenzar a construir el socialismo, es imprescindible contar con un partido y una Internacional revolucionaria, con influencia de masas.

Nosotros no nos consideramos ser ese partido ni esa Internacional. Eso es lo que, codo a codo con las luchas obreras y de los sectores oprimidos, pretendemos construir. Encaramos la reconstrucción de la Cuarta Internacional en nivel mundial y por eso construimos día a día la LIT-CI. En Bolivia, el GLS se considera una parcela de los que pueden construir el partido revolucionario en el país.

¡Un llamado a unirnos con los que coincidamos en un programa, una metodología y una moral revolucionaria!

Diferente del POR, qué creyéndose la única organización revolucionaria en el mundo, trata a los trabajadores y a la juventud, como si el POR fuera “el camino y la luz”, y quién no les siga, es reformista o pequeño burgués, nosotros desde del Grupo Lucha Socialista-LITCI hacemos un llamado a los obreros, indígenas, a los colectivos de juventud, y a otras organizaciones revolucionarias, que coincidamos en un programa, una metodología y una moral revolucionaria, a unirnos en la construcción del partido revolucionario e internacionalista en Bolivia.

****************************************************************************

Nuestras diferencias con el POR

A partir de éste número (Lucha Socialista N°30) vamos publicar algunos textos que aclaran nuestras diferencias políticas con el POR.

Parte I: 52 y 71.

Desde la revolución de 52 empezaran las diferencias con el POR debido a que esta organización llamó a defender al gobierno burgués del MNR para que éste “realice las aspiraciones más sentidas de los obreros y campesinos” (1).

Desde Argentina, Nahuel Moreno (2)  polemizaba con esa política: “la vanguardia obrera boliviana debe ser consciente de que su lucha recién comienza ahora y que se halla en el momento crucial de determinar por su propio decisivo peso si se gana avanzando por el camino revolucionario hada el poder auténticamente obrero o se pierde por el camino de la conciliación y de la esperanza pasiva en los cuadros dirigentes del MNR”. Moreno denuncia el papel traidor de Lechín, principal dirigente de la central obrera y plantea la necesidad de aplicar la misma política de Lenin en 1917, que en Bolivia se traducía en la exigencia de todo el poder a la COB.

Guillermo Lora no acepta. Mantiene su apoyo al MNR y cuando en 1953 se da el giro a la derecha, ajusta su política diciendo “el POR apoyará a la izquierda del MNR en su lucha contra la derecha del partido” (3) . Recién en mayo de 1956, el POR propuso que la COB tome el poder. Ya era tarde, se había dejado pasar el momento. Los trotskistas pudieron haber dirigido la lucha por el poder, pero se negaron a hacerlo.

Pero en 71 el POR vuelve a dar el apoyo crítico a un gobierno burgués, el del General Torres. Después de la derrota de la Asamblea Popular, el POR, en el exilio, llama a formar, el FRA (Frente Revolucionario Antiimperialista) que se constituye con: Fuerzas Armadas Revolucionarias (Mayor Rubén Sánchez); PCB; PRIN (Lechín); POR- Masas (Lora); POR (Combate); MIR; PC (Marxista Leninista); Ejército de Liberación Nacional; Partido Socialista de Bolivia; General Juan José Torres, ex presidente de Bolivia. Este frente pasa a ser el centro de la política de Lora que afirma “el FRA no es, ciertamente, un frente ocasional, sino un frente para tomar el poder y construir el socialismo ”(4).

Nahuel Moreno: “La política de Lenin y la de Lora son antagónicas”

Lora argumenta que su política es la misma que la de Lenin cuando, en 1917, propuso a mencheviques y socialistas revolucionarios que tomen el poder.

Moreno responde: “Entre la política de Lenin y la de Lora hay una línea divisoria clara, tajante. Lora ha hecho un frente para ir junto con el General Torres, el Partido Comunista, Lechín, etc., al “poder y construir el socialismo”. Lenin les planteó la toma del poder a los mencheviques y social revolucionarios para desenmascararlos mejor ante las masas, no para acompañarlos en el poder, ni mucho menos para “construir el socialismo”.

(…) La política de Lora se da de patadas con la de Lenin. Después del año 1905, cuando los soviets entraron en decadencia, Lenin no llamó a hacer un frente único con los partidos que formaron parte y dirigieron el Soviet, sino que por el contrario, inició una lucha más intransigente que nunca contra los otros partidos soviéticos, por su política oportunista durante la revolución de 1905. (…)Tanto durante la Asamblea Popular, como después de la derrota de ella, lo que había que hacer, era trabajar de lleno en los organismos de masas, sean del nivel que fueren, para llevar una lucha sin cuartel contra los dos Partidos Comunistas, los ultra izquierdistas guerrilleristas, el lechinismo, las variantes burguesas y pequeño burguesas a lo General Torres o la democracia cristiana, como única forma de construir un verdadero partido bolchevique, consecuentemente revolucionario e íntimamente ligado al movimiento de masas”(5) .

*El artículo es parte de un texto escrito por Alicia Sagra, dirigente de la LIT-C.

1.Boletín interno del POR, citado por Liborio Justo en Bolivia: la revolución derrotada

2.Trotskista argentino, fundador y principal dirigente de la LIT-CI. En 1952 dirigía el POR argentino desde donde participó de la polémica sobre la revolución boliviana.

3.Boletín interno del POR, citado por Liborio Justo en Bolivia: la revolución derrotada

4.Boletín interno del POR, citado por Liborio Justo en Bolivia: la revolución derrotada

5. Nahuel Moreno: Lora reniega del trotskismo.

No hay comentarios: