28 abr. 2012

Evo declara guerra a los trabajadores. La COB debe convocar a la huelga general indefinida y llamar a la unidad al movimiento indígena para derrotar los planes del gobierno

Aquél Evo Morales que era visto como la esperanza de cambio, por centenas de trabajadores y por los pueblos indígenas, el que recibió apoyo del pueblo y de los obreros a sus medidas como la renegociación de los contratos con las petroleras, llamado por el gobierno como “nacionalización de los hidrocarburos”, o aun la nacionalización de Huanuni en 2006, ya no existe. Desde el 2010, el gobierno de Evo Morales y la llamada Asamblea Plurinacional, no solo no atienden nuestros planteamientos, sino que intentan imponer duros ataques a los trabajadores y pueblos indígenas. Motivo por el cual crece el rechazo al gobierno y la respuesta se siente en las calles de todo el país.

Desde la Cumbre Oficialista, Evo decretó “guerra” contra los trabajadores. Aumentó la jornada laboral de 6 a 8 horas, para los trabajadores en salud, a través del Decreto Supremo 1126 sin incorporarlos en la Ley General del Trabajo, se niega a atender el pliego petitorio de la COB, aplicó descuento a los maestros como castigo a las marchas, está llevando a cabo una masacre blanca con más de 50 despidos de trabajadores en salud en huelga, y lleva adelante procesos contra dirigentes sindicales que no se arrodillaron al oficialismo.

Esta “guerra” responde a dos factores. Por un lado la crisis económica mundial se está profundizando y los gobiernos lacayos del imperialismo y de la burguesía, intensifican los ataques a la clase obrera y al pueblo en general. Lo mismo pasa en los países dónde la crisis aun no llegó con fuerza como los países latinoamericanos, donde los gobiernos adoptan cada vez más medidas “preventivas” que puedan garantizar las ganancias de los empresarios. Una de las medidas claves es apretar los cinturones de los trabajadores.

Por otro lado, Evo y el MAS pretenden derrotar al sindicalismo que no se arrodilla ante el oficialismo. El gobierno tuvo la táctica de cooptar a todos los dirigentes del movimiento obrero, tuvo éxito con la ex dirigencia de la COB que estaba del lado del gobierno y las bases aún tenían fuertes ilusiones en Evo. Sin embargo, ésta táctica fracasó, las jornadas de lucha de los trabajadores fabriles y maestros de La Paz, que cuestionaron las medidas del gobierno y a la dirección de la COB en 2010, luego el paro obrero impuesto por las bases en 2011, mantuvieron la chispa del sindicalismo con independencia de clase. Por eso el gobierno ahora se enfrenta a un gran problema, necesita imponer duros ataques a los trabajadores, no cuenta con ningún respaldo en las bases y no tiene el control sobre la dirigencia sindical. Esto exige al gobierno la necesidad de derrotar la resistencia que está enfrentando para lograr imponer sus planes y los de la patronal.

Si los trabajadores, pueblos indígenas y demás sectores movilizados, no frenamos estos ataques, coordinando y unificando todas las luchas, el gobierno se fortalecerá para continuar aplicando más ataques y retrocesos a las conquistas sociales. Derrotar los planes del gobierno, mediante la unificación de las luchas, es la responsabilidad y tarea de primer orden que hoy tienen las direcciones, para fortalecer y hacer avanzar el movimiento obrero en su independencia de clase, combatividad y tarea histórica de plantear un verdadero gobierno obrero, indígena, campesino y socialista.

Gobierno fija sueldo mínimo de bs. 2000 a los funcionarios estatales y discrimina al resto de los trabajadores manteniéndonos con salarios de hambre.

Para garantizar la lealtad ovejuna de los funcionarios públicos y calmar los descontentos al interior de las filas masistas que ocupan cargos de bajo rango, el gobierno decretó en Bs. 2000 el sueldo mínimo de los empleados públicos. Esta medida solo beneficia a los funcionarios de la administración Estatal, excluye a otros sectores que pertenecen al sector público, como los maestros, salud, trabajadores de empresas estatales, municipales y peor aún para nada el gobierno contempla un trato similar a los trabajadores del sector privado.

El incremento a los empelados de la administración Estatal, comparado con la actual oferta del gobierno a la COB de incrementar en 7% el salario base y 18% en el salario mínimo, es a las claras un total menosprecio e insulto a la clase trabajadora.

Diferente de lo que quiere hacer creer el gobierno, existe una pérdida del salario real en el período del gobierno de Evo Morales. Según un estudio realizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), el incremento salarial nominal promedio en el sector privado fue de 5,1 % anual, con una pérdida en la capacidad de compra de -1,7 por ciento; en tanto que en el sector público el incremento salarial promedio en este periodo fue de 8,2 por ciento con una pérdida en la capacidad de compra de 1,1 por ciento. El salario nominal es el que percibe el trabajador en su boleta de pago y el salario real es la capacidad de compra que tiene ese salario recibido, que de acuerdo al estudio actual se ve seriamente disminuido.

La inflación de los alimentos en el país, hace que los miserables incrementos del salario mínimo que en 2006 fue de 13%, 2007 de 5%, 2008 de 10%, 2009 de 12%, 2010 de 5%, y 2011 de 17%, no logrén mantener el poder de compra de la familia obrera, al contrario, la inflación de los alimentos está muy por encima del incremento del gobierno en el salario mínimo. Los bolivianos tenemos hoy un salario mínimo de 815,30 bolivianos, cerca a 116,4 dólares. Es el salario mínimo más bajo de América Latina después de Haití.

Lo más grave, es que según investigaciones del CEDLA para el año 2011, en el eje central urbano del país, 67 de cada 100 obreros y 63 empleados ganaban menos de una canasta alimentaria básica de 1.752 bolivianos, en otras palabras, contaban con ingresos que no alcanzaban ni siquiera para cubrir los alimentos de estos trabajadores y de sus familias. Peor todavía, 27 de cada 100 obreros contaban con salarios por debajo del salario mínimo nacional.

Se pisotea los derechos laborales y se penaliza la protesta

Además de mantener salarios de hambre, uno de los acuerdos del pacto gobierno- empresarios, tiene que ver con aumentar la flexibilización laboral. El Vicepresidente de la Cámara de Exportadores de La Paz (Camex), conocido empresario de la rama textil, Guillermo Pou Mont exigió al gobierno cambiar la legislación laboral vigente a fin de lograr mayor producción con menos costo. El vocero de los empresarios exportadores mencionó que entre los “mecanismos” para generar un “crecimiento sostenido basado en una industrialización”, debería permitirse “que haya un trabajo temporal, trabajo por horas y la subcontratación”. Es decir, el objetivo es cambiar la Ley General del Trabajo facilitando los empleos eventuales sin obligaciones sociales, bajos salarios y a destajo, largas jornadas de trabajo sin reconocimiento de horas extras e irregulares aportes al sistema de pensiones para la jubilación; todo esto en un ambiente de fuertes restricciones para la formación de sindicatos, el ejercicio de la huelga y de otros derechos colectivos. Este es uno de los grandes motivos por el cual el gobierno necesita derrotar a los trabajadores. O sea, crear las condiciones para imponer un retroceso en la Ley General del Trabajo. Los trabajadores no podemos olvidar que en 2010 el gobierno intentó hacerlo a través de la propuesta de Código Laboral, y fracasó gracias a la resistencia de los trabajadores. Ahora frente a la necesidad de reducir costos de la producción capitalista, debido a la profundización de la crisis económica, otra vez Evo vuelve a la carga.

Desde hace tiempo intenta penalizar la protesta. En el gobierno del MAS, los paros obreros están seguidos de descuento en los salarios, las huelgas están siendo declaradas ilegales (como es el caso de la huelga de los trabajadores en salud), y los dirigentes siendo procesados.

No solo basta convocar, la COB debe preparar desde las bases la huelga general para hacerla efectiva

Ante los ataques desatados, los trabajadores han dado muestra de que no están dispuestos a dejarse derrotar por el gobierno antiobrero, capitalista y proimperialista de Evo Morales. La radicalización de la huelga de los trabajadores en salud, las marchas de maestros, el paro de 24 horas convocado por la COB el 11 de abril, y la masiva marcha y bloqueos de las mil esquinas durante el paro de 48 horas del 24 y 25, son muestras del ánimo y disposición de lucha de los trabajadores. Se está presenciando un incremento y radicalización de la lucha en resistencia a los ataques del gobierno, que debe ser fortalecido ahora. La dirección de la COB debe apoyarse en ese estado de animo y predisposición de lucha de las bases, para preparar la Huelga General Indefinida, impulsando asambleas de bases donde se organice la movilización y se garantice que la medida sea efectiva paralizando la producción en las minas y fabricas.

Este 1ro de mayo, debe ser tomado por las direcciones del movimiento obrero a la cabeza de la Central Obrera Boliviana, como el preámbulo de preparación de la huelga general indefinida. La COB debe llamar a las dirigencias de la CONAMAQ y CIDOB a unificar en una sola, la lucha laboral e indígena. Solamente la unidad de los trabajadores en una huelga general y en alianza con la lucha de los pueblos indígenas, podrá frenar los ataques del gobierno y arrancar una victoria para los trabajadores y pueblos indígenas de todo el país

---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Trabajadores en salud radicalizan huelga y acatan masivamente al paro de la COB

Hace 30 días, los médicos y trabajadores en salud se han estado movilizando y en huelga general indefinida, en rechazo al Decreto Supremo 1126. Este decreto impone una jornada laboral de ocho horas de trabajo para este sector, sin sus derechos laborales reconocidos en la Ley General de Trabajo, siendo un retroceso a una conquista lograda con lucha, desde hace años, que fijaba seis horas de trabajo. El argumento que usa el gobierno para imponer este ataque y poner a la población en contra de los trabajadores en huelga, es que la medida sería para mejorar la calidad de la salud en el país.

Esta es una gran mentira, todos nosotros trabajadores y población pobre, sufrimos las consecuencias de un sistema de salud pésimo, pero esto no se soluciona quitando derechos a los trabajadores. La responsabilidad por el deterioro de la salud pública y atención a la población, es del propio gobierno que no garantiza el presupuesto ni ítems necesarios. Por eso, una de las exigencias de los trabajadores en huelga es que el gobierno dote de ítems y presupuesto suficiente a los hospitales públicos. Ésta no es una huelga solamente por horas de trabajo, no es que los trabajadores son flojos como quiere hacer creer el gobierno a la población. Lo que intenta el gobierno es lograr apoyo para imponer una derrota a la huelga de los trabajadores y una masacre blanca, ya empezó con el anuncio de 50 despidos en el sector.

Frente a eso, los médicos, trabajadores en salud y los estudiantes de medicina, radicalizaron la huelga que llevan adelante hace aproximadamente un mes. Instalaron varios piquetes de huelga de hambre en todo el país, e intensificaran las protestas callejeras acatando masivamente los paros movilizados de 24 y 48 horas, convocados por la COB.

La huelga del sector salud se ha transformado en un punto clave de resistencia a los ataques del gobierno de Evo Morales. De modo que hay que cercarla de solidaridad y apoyo, hay que rechazar contundentemente cualquier despido como penalización de los huelguistas, y el modo más contundente de apoyarlos es que la COB convoque y construya desde las bases una huelga general indefinida.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bartolinas se vuelven Barzolas al actuar como tropa de choque del gobierno

El gobierno de Evo Morales, una vez más pone sus movimientos sociales afines, CSUTCB, Fejuve-El Alto y las Bartolinas, para actuar como su tropa de choque organizando contramarchas y agrediendo a los trabajadores y trabajadoras movilizados en las calles. Uno de estos sectores, la Federación de Mujeres Campesinas ‘Bartolina Sisa’ que encabezó una contra marcha en contra de las trabajadoras y trabajadores en salud que están en huelga, hacen recordar a las ‘barzolas’. Así se llamaron las mujeres organizadas por el MNR que actuaban para servir a los intereses de su partido, que estaban en el gobierno. Y por eso reprimían al pueblo y a los trabajadores y trabajadoras en lucha. Sirvieron como instrumento de represión, o sea, tropa de choque del gobierno emenerrista. No olvidemos que en La Paz, cuando había un sector de la clase trabajadora que reclamaba algo, las ‘barzolas’ les salían enfrente con navajas, cortaplumas, látigos y atacaban a la gente que se reunía en manifestación de protesta contra las malas medidas adoptadas por el gobierno . Actualmente además de las Bartolinas, todos los funcionarios masistas y buscapegas, son accionados por el MAS y el gobierno, para confrontarse con los trabajadores en lucha contra los ataques del gobierno. Estos sectores deben darse cuenta que están siendo utilizados por la cúpula del MAS para enfrentarse a sus hermanos de clase, no pueden prestarse a defender un gobierno que igual que el MNR utiliza un discurso de reformas y cambios, pero que en verdad gobierna para mantener los intereses de los empresarios y del Estado capitalista.

No hay comentarios: