23 oct. 2012

TIPNIS: El gobierno y su post consulta tropiezan ante la resistencia indígena

Carmen Aliaga

Una consulta ilegal, una valiente resistencia indígena

El gobierno, después de haber impuesto por medio de la fuerza y la militarización una post consulta, dirigida, anticonstitucional y que va en contra de los derechos de los pueblos indígenas logró efectuar esta post consulta a una de las comunidades dentro del TIPNIS, los datos oficiales dicen que esto significa 48 comunidades, sin embargo la realidad muestra que solo 32 comunidades fueron consultadas. El gobierno intenta hacer creer a la población que esta consulta fue llevada a cabo con efectividad y que fue un éxito. Pero los hechos demuestran lo contrario, si el gobierno no logró consultar a todas las comunidades del TIPNIS, a pesar de alargar el plazo de consulta y de sus artimañas es porque hubo una gran resistencia indígena que rechazó la consulta y la carretera que pretende pasar por el centro del TIPNIS.

Para tratar de cumplir sus objetivos el gobierno alargó la fecha del término de la consulta hasta el 7 de noviembre y ni aún así pudo con la resistencia. En los pasados días el gobierno tuvo el cinismo de declarar que la consulta se terminaría en Trinidad, trasladando comunidades íntegras a este lugar cuando el propio tribunal electoral determinó que esto no podía realizarse y cuando este lugar no tiene nada que ver con las comunidades del TIPNIS; ahora cuando ve que su post consulta fue una derrota política el gobierno dice que ya no es necesario consultar a las demás comunidades y que da por hecho la construcción de la carretera cuando la propia ley nefasta 222 plantea que se debe consultar a TODAS las comunidades chimanes, yuracares y moxeños que viven en el parque. Esto sólo demuestra la mala fe con la que llevó a cabo la consulta el gobierno y que sólo fue utilizada para construir la carretera por medio del TIPNIS si o si, insultando y pisando todos los derechos de los pueblos indígenas y de la naturaleza.

Para la realización de la consulta el gobierno utilizó dinero de las arcas públicas del estado y últimamente pidió 2 millones de bolivianos para reanudar con la consulta.

Como parte de la resistencia de los pueblos indígenas las comunidades de Santa Clara, San Pablo, Limoncito y San Ramoncito del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) declararon persona no grata a Juan Ramón Quintana y a los brigadistas que intentaban realizar la consulta rechazando contundentemente la carretera que el gobierno intenta imponer.

Si el gobierno intentó todo esto es porque la consulta no tuvo el éxito que el planeaba y esto a la vez sucedió porque la resistencia indígena no permitió que la consulta avance y sea terminada, esto demuestra una vez más que a pesar de las tácticas sucias del gobierno las comunidades del TIPNIS no quieren la carretera y están dispuestos a defender sus territorios.

A pesar que los datos oficiales dicen que ya se consultaron 48 comunidades, el dirigente de la Subcentral TIPNIS denunció que sólo se consultaron 32 comunidades de las 62 y que cuando fueron a estas comunidades los brigadistas sólo hablaron de salud y educación, no de la carretera. Esto es una muestra del carácter anti democrático de este gobierno que es capaz de engañar a comunidades enteras de indígenas para construir una carretera que sólo beneficia a las transnacionales de las cuales es lacayo y a los cocaleros, con quienes tiene pactos políticos.

Las prebendas del gobierno para derrotar la lucha de los pueblos indígenas

En su desesperación y actuar deshonesto el gobierno intentó de todo para realizar la consulta, le da un carácter de reacción democrática a una lucha indígena que aguantó dos largas marchas con hombres, mujeres y niños. Y por debajo se dedica a desarmar al movimiento indígena con prebendas, agresiones y creaciones de organizaciones paralelas, esto sucedió cuando en julio el gobierno hiso saquear las instalaciones de la CIDOB, desconociendo la dirigencia de Adolfo Chávez y nombrando en su lugar a Melva Hurtado. Este es un intento antidemocrático de controlar y coptar todas las organizaciones indígenas para engañar a los pueblos.

La militarización no logra derrotar la resistencia

Para imponer la carretera pisoteando los derechos humanos el gobierno intenta militarizar el TIPNIS con un supuesto cuartel ecológico que llevó 81 soldados que llevó hasta Chipiriri, aún así el gobierno no impuso la consulta y esta no logró completarse..

La verdadera intención del gobierno es evidente: ante la heroica y tenaz resistencia de los pueblos indígenas a la post-consulta engañosa, pretende imponerla por la fuerza. Profundizando así su política de criminalización de la protesta social, que es su respuesta a la lucha de los trabajadores y el pueblo contra sus políticas al servicio de las transnacionales, los terratenientes y los grupos económicos capitalistas nacionales.

Pero como la política del gobierno combina la fuerza con el engaño (el palo y la zanahoria), y como apesar de todas las prebendas, regalos y difamaciones en contra de los legítimos dirigentes de la CIDOB, aún no logra imponer su consulta póstuma, ha decidido prolongarla por 60 días más, hasta que por engaño o por la fuerza pueda afirmar (aunque sea falso) que “los indígenas del TIPNIS aprobaron la carretera”.

El gobierno intentó de todo para trasladar la consulta a otro lugar y hacer aprobar que la carretera pase por el TIPNIS, esto es un claro atentado contra todos los tratados internacionales. Ahora dice que no importa que la carretera va porque va aunque las comunidades no hayan sido consultadas en su totalidad ¿Por qué pasa esto? Esto sucede porque la resistencia indígena hiso temblar al gobierno, sólo demuestra su desesperación para hacer creer a la población y al mundo que las comunidades aceptan la carretera.

Evo gobierna contra los pueblos indígenas y contra la madre tierra

Todos nosotros, trabajadores, indígenas, jóvenes y estudiantes tenemos que tener claro que la lucha del TIPNIS y la reacción del gobierno nos demuestra que el gobierno no tiene nada de indígena y que está dispuesto incluso a matar para asegurar los intereses económicos de transnacionales y cocaleros. Incluso ahora con pompas anuncia el proyecto de Ley Madre Tierra y desarrollo Integral para Vivir Bien que no protege ninguno de las áreas protegidas, este gobierno además no defiende a la “Madre Tierra”, los efectos ambientales de la construcción de la carretera serán devastadores, los científicos dicen que de construirse existe el peligro de que no vuelva a llover ni en la ciudad de La Paz, ni en El Alto.

No hay comentarios: