29 may. 2013

15 DÍAS DE HUELGA POR UNA JUBILACIÓN DIGNA: UNA FORMIDABLE LUCHA ANTE UN GOBIERNO RABIOSAMENTE ANTI-OBRERO

Durante quince días Bolivia volvió a ser sacudida, después de muchos años, por una poderosa movilización de los sindicatos afiliados a la histórica Central Obrera Boliviana (COB). El 21 de mayo, la dirigencia de la COB luego de un ampliado de dirigentes nacionales decidió levantar la huelga declarando un cuarto intermedio de 30 días, para iniciar un proceso de negociación con el gobierno sobre la modificación de la Ley de pensiones, aceptando de entrada la propuesta gubernamental, absolutamente alejada de la demanda de las bases en lucha por una jubilación digna igual al 100% del salario percibido. Actualmente el gobierno continúa en una campaña de ataque contra la COB y en especial contra los trabajadores mineros de Huanuni. A continuación, desde el grupo “Lucha Socialistas construyendo el PT” planteamos algunos puntos a las trabajadoras y trabajadores que han estado en esta lucha, en procura de contribuir en la reflexión y balance.  


1. Después de muchos años, los trabajadores protagonizamos una lucha ofensiva, que puso en vilo al gobierno y la patronal en todo el país. 

Sin lugar a dudas, la huelga por una jubilación digna convocada por la Central Obrera Boliviana (COB), del 6 al 21 de mayo, ha sido una de las movilizaciones más importantes protagonizada por los sindicatos de trabajadores asalariados en muchos años. La magnitud de esta lucha, la reconoció el mismo ministerio de gobierno, cuando en sus declaraciones del jueves 16 de mayo, a diez días de iniciada la huelga, reportaba un total de 35 puntos de bloqueos en todo el país, afectando las rutas principales en al menos 7 departamentos, así mismo los medios de comunicación daban cuenta que los sindicatos afiliados de la COB salían en masivas marchas de protesta, en los 9 departamentos de Bolivia, durante todos los días que duro la huelga. 

Sin embargo, a diferencia de otros años, el factor distintivo más importante de la reciente huelga es que tuvo un carácter ofensivo, tuvo como objetivo arrancar una conquista al gobierno. La huelga no salió por defenderse de algún ataque del gobierno, como fueron los casos de la lucha contra el gasolinazo del 2010, ó las luchas del 2012 como el de los trabajadores en salud rechazando el aumento de su jornada laboral sin incorporarlos a la Ley General del Trabajo, e incluso la lucha por la nacionalización de 100% de Colquiri, que en principio surgió en rechazó a los ataques contra las fuentes de trabajo de los mineros asalariados por parte de los cooperativistas aliados del gobierno.

Entender el carácter ofensivo que tuvo esta reciente lucha, tiene importancia para comprender que existe, por un lado, un importante proceso de ruptura, de desencanto de una parte importante de los trabajadores asalariados hacia el gobierno de Evo Morales y el MAS, que va creciendo entre los trabajadores asalariados, el sentimiento y la consciencia de que Evo y el MAS no son su gobierno, no los representan. 

Por otro lado, la última huelga, expresa  un proceso de recuperación y fortalecimiento de las organizaciones de los trabajadores. Esos dos aspectos, deben permitirnos entender, que a pesar de que la Huelga no logró los resultados que esperábamos, expresa un proceso de reorganización y recuperación del movimiento obrero y el conjunto de los trabajadores asalariados, que para avanzar debe de sacar las principales lecciones de esta lucha e identificar los obstáculos que tiene en frente.

2. La huelga, profundizó el desenmascaramiento de Evo y el MAS como gobierno anti-obrero y pro-patronal.

Este gobierno que se autoproclama “izquierdista”, volvió a mostrar su verdadero rostro durante la huelga y arremetió con una sañuda represión y persecución a los trabajadores en lucha, al mejor estilo de los gobiernos de derecha. Sólo en la primera semana de la movilización, en los distintos puntos de bloqueo se registraron más de 500 detenidos entre mineros, fabriles, maestros, trabajadores en salud y de otros sectores movilizados. En Cochabamba la represión cobró el saldo de dos trabajadores fabriles heridos de bala. Luego de la violenta represión a los mineros de Huanuni en la localidad de Caihuasi, el gobierno inició procesos penales contra 22 de ellos, incluyendo al secretario ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) de Oruro compañero Vladimir Rodríguez, violando flagrantemente el fuero sindical; a la fecha todos estos compañeros están con detención domiciliaria y enfrentan un proceso con falsos cargos en el que el gobierno ha pedido, para los 22 trabajadores, sentencias de hasta 6 años de cárcel. 

Siendo que la represión desatada no logró hacer retroceder a los trabajadores y al contrario los radicalizaba, el gobierno inicio una sucia campaña de calumnias en contra de los mineros de Huanuni y de las bases movilizadas de la COB acusándolos de ganar altos sueldos y de pretender un golpe de Estado, malgastando dineros del Estado pagando costosos mensajes en los medios de comunicación. 

Sin embargo, esa actitud de soberbia y autoritarismo para con los trabajadores, se convierte en servilismo y sumisión cuando se trata de los intereses de la oligarquía terrateniente y de las transnacionales. El 5 de mayo (un día antes de la huelga de la COB), Evo Morales asistió en persona al acto de inauguración de la zafra 2013 de la Corporación azucarera UNAGRO y le informó al jefe de los azucareros Luis Barbery, que su gobierno hasta entonces apoyó a los empresarios de ese sector con Bs. 93,18 millones (13,5 millones de dólares), comprometiendo continuar con ese apoyo. Unos días antes, el 2 de mayo, durante el acto de posesión de la directiva de los Soyeros de Santa Cruz, el ministro de gobierno Carlos Romero represor de obreros e indígenas, al ser increpado por la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) sobre el crecimiento de las tomas de tierras por parte de campesinos sin tierra, informó para satisfacción de aquellos terratenientes que, hasta esa fecha su ministerio había realizado 15 desalojos “silenciosos” y tenía programada otros 24 desalojos, comprometiéndose además de impulsar una Ley contra las tomas de tierra. El 20 de febrero de este año, en una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas, Evo se dirigió a las transnacionales ofreciéndoles garantías para la recuperación de sus inversiones y respeto a su “derecho” de lucrar con altas utilidades, poniendo como ejemplo su relación con la transnacional REPSOL de la que dijo es un “excelente socio” de su gobierno.

Tomando en cuenta, esa armoniosa relación del gobierno con los sectores patronales de Bolivia, se entiende que su intransigente negativa de mejorar la jubilación de los trabajadores, no respondió a su falso discurso de “proteger a los que menos ganan”, todo lo contrario, al gobierno le preocupaba proteger a los que más ganan, a los empresarios, a los terratenientes y las transnacionales, pues aceptar una mejora de las jubilaciones como demandaban los trabajadores, implicaba restituir los aportes del Estado y de los empresarios, dejando atrás el sistema de capitalización individual, algo que se demostró este gobierno no está dispuesto.

3. La dirigencia de la COB no estuvo a la altura del conflicto.

La pregunta que en este momento ronda la cabeza de todo trabajador es ¿Si las bases de la COB desplegamos en muchos años una formidable movilización, por qué no se logró hacer retroceder al gobierno?  

En toda batalla, las responsabilidades sobre los resultados sean estos triunfos, derrotas o “empates” es siempre atribuible en primer orden a los comandantes, en este caso la dirección de la COB y de las distintas confederaciones y federaciones nacionales. 
Existen tres temas que la dirección de la COB y de las confederaciones deben explicar ante los compañeros de base en lucha: 1) Por qué no se contrapuso un planteamiento sólido y unificado ante el gobierno, siendo que el ampliado nacional del 29 de abril aprobó la lucha por el 100% de jubilación con base en el aporte tripartito (trabajador, patrón, Estado), sin embargo durante el conflicto la dirigencia no confrontó contundentemente al gobierno con esta propuesta y se redujo a discutir una jubilación del 70% dentro los límites del fondo solidario y el actual sistema de capitalización individual, en los términos que proponía el gobierno. 2) Por qué, cuando las bases más se radicalizaban mostrando predisposición de lucha ante la soberbia gubernamental, la dirigencia se empeñó insistentemente en aceptar el pedido del gobierno de suspender las movilizaciones, a través de las infructuosas “vigilias” para entrar en negociaciones en las que el gobierno ya anticipaba no cedería a las demandas de los trabajadores, los dos cuartos intermedios de 48 horas (13 y 14 - 20 y 21 de mayo) declarados en medio de la lucha, denominadas “vigilias”, terminaron por desgastar y cansar a las bases. Las “vigilias” fueron  aprovechadas por el gobierno para imponer todas sus condiciones e incluso darse el lujo, como lo hace el ministro de economía Arce Catacora de afirmar que no se firmó ningún acuerdo con la COB y por tanto el gobierno no tiene plazos ni obligaciones para cumplir nada. 3) Por qué no se contestó con firmeza y contundencia la campaña de difamación del gobierno, exigiéndoles a Evo y García Linera disculpas públicas a todos los trabajadores bolivianos por mellar la historia y tradición de la COB con las absurdas acusaciones de “golpismo”, insultando la memoria de los miles de mártires y luchadores de nuestra gloriosa Central Obrera Boliviana quienes fueron los que derrotaron a las dictaduras y conquistaron la democracia, por qué no se recordó a este gobierno que fueron las bases de la COB y en especial los mineros de Huanuni quienes el 2003 expulsaron a Sanchez de Lozada y que si Evo y Linera hoy están sentados en el Palacio es gracias a las luchas de la COB y los sectores populares. 

4. Debemos enfrentar los ataques de Evo contra la COB y los mineros. 

En el afán de contrarrestar la ofensiva de los trabajadores, el gobierno incluso apeló a convocar a la confrontación entre pobres, llamando a sus grupos de choques y a las organizaciones campesinas, cocaleros, cooperativistas  y funcionarios de gobierno a realizar contramarchas y agresiones a los trabajadores movilizados.     

Hoy Evo y su gobierno, está convocando a estos sectores sindicales cooptados a “refundar” la COB, que en realidad es promover el paralelismo sindical, como viene haciendo en muchas organizaciones, pretende dividir al movimiento sindical para constituir una COB oficialista, dócil a sus intereses y por tanto dócil a las patronales y las transnacionales.  

No obstante, de nuestras críticas y diferencias con la actual dirección de la COB, creemos que hoy es urgente la mayor unidad para encarar el combate contra los planes de división y paralelismo que alienta el gobierno. Nosotros no debemos permitir ningún intento del gobierno, para hacer de la COB un órgano oficialista. ¡¡Fueras las manos del gobierno de la COB!! La COB es de los trabajadores y debe mantener la independencia de clase frente a los gobiernos y patrones como pregona las tesis de Pulacayo. Éste es el rol y tarea que debe asumir con urgencia la actual dirección cobista.

5. Más que nunca es urgente consolidar la construcción de  un Partido de los Trabajadores (PT). 

Si antes de la huelga, algún trabajador todavía tenía dudas de la necesidad de dotarnos de un Partido de los Trabajadores (PT), hoy después de enfrentar la rabiosa reacción anti-obrera de EVO y el MAS, está plenamente demostrado la urgencia de consolidar nuestro instrumento político de los trabajadores, para enfrentar y continuar la lucha contra este gobierno también  en el plano político.

Los eternos enemigos de que los trabajadores tengan independencia política, como el Partido Comunista (PC) encaramado en la confederación de maestros, han salido a culpar a la decisión de construir el PT por los resultados de la última lucha, escondiéndose detrás de esta absurda mentira para encubrir el rol de sabotaje y colaboración con el gobierno que desempeñaron desde la confederación de maestros durante la huelga, mostrando nuevamente su completa subordinación política al MAS y Evo Morales, quienes desde luego están preocupados en evitar que la bronca provocada en los trabajadores se expresa políticamente en la consolidación del PT. Debemos derrotar a los aliados del gobierno incrustados en las organizaciones sindicales y avanzar en la consolidación del Partido de los Trabajadores. En el próximo 2do. Congreso que se realizará en Oruro el 28 y 29 de junio debemos dar el combate por  consolidar un PT de Lucha, con democracia obrera e independiente del gobierno y los patrones. 

No hay comentarios: