18 jun. 2012

¡Exigimos al gobierno de Evo Morales la inmediata nacionalización total de Colquiri, bajo control de los trabajadores y el pueblo!

¡Todo el apoyo a la lucha de los mineros sindicalizados!

A finales de mayo de este año, en el distrito minero de Colquiri estalló uno de los conflictos más importantes, desde la nacionalización de la mina Huanuni en el 2006. Durante los últimos días, se han registrado enfrentamientos entre mineros cooperativistas y sindicalizados que han dejado un saldo de algo más de 22 heridos.


El conflicto originado por la toma de un yacimiento, hasta entonces operada por la empresa Sinchi Wayra, subsidiaria de la transnacional Glencore de Suiza, por parte de los socios (cuenta propistas) de la cooperativa 26 de febrero, permitió a los trabajadores mineros asalariados de esa empresa, dar un salto en su conciencia y llegar a la conclusión de que la única manera de defender sus puestos de trabajo era planteando la Nacionalización del 100% de esta mina e incorporando también a los mineros cooperativistas a la nueva empresa estatal.

Este conflicto ha desenmascarado la política del gobierno de Evo Morales y el MAS, que prioriza la minería privada y protege los intereses de dos sectores: las transnacionales imperialistas y las cooperativas mineras. Comprobando ser una gran mentira el discurso de Evo de que se recuperó los Recursos Naturales para el pueblo boliviano.

Ante el apoyo del gobierno a los cooperativistas, los mineros sindicalizados retomaron la mina de Colquiri

El gobierno demostrando que no tenía ninguna pretensión de nacionalizar Colquiri, y traicionando el planteamiento de los mineros sindicalizados que exigían la nacionalización, ha firmado un acuerdo con el sector minoritario de la cooperativa 26 de febrero y la dirigencia de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (FENCOMIN), comprometiéndose a respetar el convenio suscrito por estos con la transnacional Glencore, por el cual la transnacional les cedió el control de los yacimientos del sector denominado “veta Rosario”. Éste acuerdo significaría la ampliación de áreas para los cooperativistas en Colquiri y la pérdida de espacio para los mineros sindicalizados. No dejando lugar a dudas de cuál es lado en el que se coloca el gobierno en este conflicto.

La postura del gobierno a favor de las cooperativas, empujo a los trabajadores sindicalizados a que a través de un cabildo junto con sectores de base de las mismas cooperativas, la población civil y comunidades campesinas de Colquiri, decidieran retomar la mina Colquiri expulsando a los cooperativistas. La decisión respaldada por los Mineros de Huanuni, la FSTMB y la COB, vino acompañada de la exigencia al gobierno de la NACIONALIZACIÓN DEL 100% DE LA MINA COLQUIRI e incorporación a gran parte de los trabajadores cooperativistas a la empresa nacionalizada, con todos los derechos laborales.

Ha sido la actitud traidora e irresponsable del gobierno, que provocó los enfrentamientos y el lamentable saldo de heridos, pues en lugar de cumplir con la exigencia de NACIONALIZACIÓN de los mineros sindicalizados, se puso del lado de las cooperativas comprometiéndose a respetar la ampliación de áreas para estas. Por eso mismo, no se descarta la continuidad de los enfrentamientos que, al igual de lo sucedido en Huanuni el 2006, puede llegar a tener consecuencias dramáticas, cuyo único responsable directo será el gobierno de Evo Morales.

El gobierno se resiste a nacionalizar el 100% de Colquiri, por eso militariza la zona.

El gobierno, hasta el último momento, ha insistido en las negociaciones para convencer a los mineros sindicalizados de que se respete la permanencia de la cooperativa en Colquiri. Al contrario de lo que exigen los mineros sindicalizados, el gobierno propone una nacionalización a medias, es decir revertir al Estado la mina Colquiri sin tocar los yacimientos del sector “veta Rosario”, la cual pretende entregarla a los pocos cooperativistas que quedaron, privando de ese importante yacimiento a la nueva empresa estatal, poniendo en riesgo su sostenibilidad económica y la permanencia de los trabajadores sindicalizados, que estarían bajo la constante amenaza de los cooperativistas.

Con el propósito de imponer su “nacionalización a medias” y de proteger los privilegios de sus aliados cooperativistas, pretextando buscar la pacificación del distrito minero, el gobierno ha enviado un contingente de 800 policías y otros 724 militares a la zona. Pero la verdadera intención de esa militarización ya se ha conocido en la mañana del domingo 17 de junio, cuando el gobierno ha planteado un acuerdo de 8 puntos, del cual el primero es el compromiso de respetar la permanencia de las cooperativas en el yacimiento “veta Rosario”, esta propuesta ahora no solo se respalda en la presión de los cooperativistas, sino también con la presencia de los policías y militares enviados.

Derrotar la política del gobierno de entrega de yacimientos mineros a las  transnacionales y a las cooperativas


Queda claro que, Evo Morales y su gobierno no tienen voluntad política de realizar una verdadera nacionalización de toda la minería, recuperándola para el Estado y expulsando a las trasnacionales. A más de seis años de su gobierno, el 76% de la producción minera continúa a cargo de las empresas transnacionales, el 22% a cargo de las cooperativas y solo un 2% está a cargo de la minería nacionalizada. El sector cooperativo ha crecido de 447 cooperativas en el 2008 a más de 1.308 cooperativas en el 2011. La conclusión es evidente, este gobierno impulsa una minería privada y es contrario a fortalecer la minería estatal nacionalizada, han sido las luchas como la de Huanuni y ahora la de Colquiri las que han obligado a este gobierno a nacionalizar estas dos minas, contra su voluntad.

Esto también se explica en que Evo Morales, mantiene un respaldo abierto a la dirigencia de la FENCOMIN otorgándoles millones de dólares en maquinaria a fondo perdido y ordenando a la Comibol a condonarles sus deudas. Además más de 86 millones de bolivianos del Programa para la Reconstrucción de Seguridad Alimentaria y Apoyo Productivo fueron otorgados de manera presuntamente irregular a nueve cooperativas mineras para que conformen el Centro Integral de Comercialización de Minerales de las Cooperativas Mineras (Comermin). Por eso éste sector viene creciendo de forma muy acelerada.

Este respaldo abierto a la dirigencia de la FENCOMIN, se mantiene hasta en momentos en que esta dirigencia ha llamado a sus bases al bloqueo de caminos para evitar la NACIONALIZACIÓN TOTAL de Colquiri, e incluso amenaza con tomar Huanuni, la única mina realmente estatal.

Nacionalización Total de Colquiri, bajo control de los trabajadores y el pueblo!

Hoy ante la amenaza del gobierno, de hacer una nacionalización a medias en Colquiri, con el propósito de evitar el fortalecimiento de una minería estatal, la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), la Central Obrera Boliviana (COB) tienen el deber y la obligación de llamar a una movilización general de todos los mineros sindicalizados, llamando también a la incorporación de los trabajadores cooperativistas de base, para luchar por la NACIONALIZACIÓN DEL 100% DE LA MINA COLQUIRI sin ninguna indemnización a la transnacional Glencore, y bajo control de los trabajadores y del pueblo.

Colquiri, debe ser el inicio para una real recuperación de los recursos naturales a manos de los bolivianos, la lucha debe continuar por la NACIONALIZACIÓN DE SAN CRISTÓBAL, INTI RAYMI, PORCO, SAN BARTOLOME, BOLÍVAR, MALLKU QUTA, Y OTROS YACIMIENTOS llevando a la práctica las resoluciones del Congreso Nacional de la FSTMB y el XV Congreso de la COB.

 ¡Todo el apoyo a la lucha de los mineros sindicalizados!
 Derrotar la política del gobierno de entrega de yacimientos mineros a las transnacionales y a las cooperativas.
 ¡No a la militarización de Colquiri¡
 Nacionalización Total de Colquiri, bajo control de los trabajadores y el pueblo!
 ¡Incorporación de los trabajadores cooperativistas a la empresa nacionalizada!

La Paz, 17 de junio de 2012
Grupo Lucha Socialista, Sección de la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT-CI)

No hay comentarios: